viernes, 14 de noviembre de 2008

La historia de la Luna de Miel.

La famosa Luna de Miel tiene su historia. Y si bien con los años han variado algunas cosas, la tradición dice que se trata de algo más que un viaje romántico de los novios.

Los teutones, que fueron un pueblo de raza germánica que en el siglo II se establecieron en las costas del mar Báltico, fueron quienes comenzaron con la práctica de la luna de miel. Sus bodas sólo se celebraban en días de luna llena y después de la boda, los novios bebían un licor de miel durante los treinta días siguientes.Siendo como en otras muchas sociedades la consumación del matrimonio más importante que la ceremonia en sí, no sólo para los novios sino para las familias de ambos, esta bebida les servía como afrodisíaco en su primera intimidad. Por ello, el período inmediatamente posterior a la boda llegó a conocerse con el nombre de luna de miel.Hubo un tiempo en que los campesinos de Languedoc (Francia) irrumpían en la cámara matrimonial y ofrecían sopa a los nuevos esposos. La sopa les daría el vigor necesario para que pronto tuvieran descendencia. En la Bretaña francesa del siglo XVII, los recién casados esperaban tres noches antes de hacer vida marital. La primera noche se dedicaba a Dios, la segunda a San José, y la tercera al santo patrono del novio.Los hábitos del pueblo yezidi, en el norte del Iraq, son más espontáneos. Los contrayentes se retiran a un aposento y, después de consumada la unión, el novio da tres golpes en la puerta. Inmediatamente acude al abrirla un sacerdote que dispara al aire un arma de fuego. Con esta señal comienzan las ceremonias del enlace y la alegría general.


Mientras el nombre ha sobrevivido, el propósito de la luna de miel ha ido cambiando. Antiguamente los novios dejaban su familia y sus amigos después de la boda. Actualmente la tradición sobrevive aunque se ha incorporado el concepto de vacaciones. Se suele aprovechar la luna de miel para ir a un sitio romántico y especial.

4 comentarios:

Fiorella dijo...

Me parece muy chevere el articulo, saludos.

Antowedding dijo...

Gracias Fiorella!! por tu bello comentario...

Ladonna dijo...

No me gusta nada la tradición irakí, jo, qué estrés. Las otras son muy curiosas, gracias por contarnos cosas tan interesantes Anto.

Besitos!

Antowedding dijo...

Ladonna, siempre es un honor tu participación y comentarios en el blog!